¿Qué es la cirugía de Mohs?

La cirugía micrográfica de Mohs ocupa en la actualidad un lugar relevante en el tratamiento del cáncer de piel, tanto en Estados Unidos como en Europa. Consiste en una técnica quirúrgica que permite la extirpación en capas de tumores cutáneos.

Todo ello es posible gracias a la supervisión microscópica de la cirugía, que posibilita analizar el 100 % de los bordes tumorales de cada una de las capas extirpadas.  Con este análisis minucioso es posible conocer las persistencias tumorales en el paciente de manera que se guía al cirujano para completar la extirpación completa del tumor.

¿Por qué la cirugía de Mohs? ¿Qué ventajas aporta a la cirugía convencional?

Esta técnica permite la extirpación de tumores cutáneos con unos mayores porcentajes de curación. La mayoría de los cánceres de piel aparecen en la cara, la ventaja adicional del procedimiento al no precisar márgenes de seguridad a ciegas, favorece el ahorro de tejido sano y facilita las posibilidades de reconstrucción posquirúrgicas. De este modo, se consiguen mayores porcentajes de curación y mejores resultados estéticos.

¿En qué consiste?

La técnica de la cirugía de Mohs consiste en realizar de forma sistemática y ordenada una secuencia de pases o estadios quirúrgicos por un equipo de facultativos entrenados. Posteriormente se realiza un seguimiento histológico por un patólogo especializado en dicha técnica. Al final de cada pase podremos saber si el tumor ha sido completamente extirpado o si, por el contrario, hay persistencia tumoral y cuál es su localización exacta, en cuyo caso será necesario realizar un nuevo pase y así sucesivamente hasta completar la extirpación completa del tumor.

¿Qué indicaciones tiene?

Aunque dicha técnica nació con la indicación de carcinomas basocelulares y espinocelulares cutáneos, en la actualidad son muchas los tipos de cáncer de piel que se pueden beneficiar de la técnica. No sólo cáncer de piel no melanoma sino también lesiones melanocíticas tipo lentigos malignos, como hemos venido realizado en los últimos  años. Está principalmente indicada para la extirpación de tumores cutáneos en localizaciones de alto riesgo para las recidivas o con riesgo de extensión local o a distancia. Son las localizaciones en las que el ahorro de tejido sano es necesario para un mejor resultado estético en las que esta técnica cobra mayor relevancia frente a la cirugía convencional.

¿Por qué con nosotros?

Para practicar la cirugía de Mohs es necesario tener conocimientos de biología tumoral, de histopatología en cortes horizontales y dominar la técnica quirúrgica y con una dotación de medios adecuados tanto técnicos como humanos.

El Equipo  médico de la Clínica Dermatológica Láser, formado por   el Dr. Serafín Fernández-Cañadas y la Dra. Mª Elena Sánchez-Largo Uceda se encuentra en una situación privilegiada para realización de esta técnica, como abalan sus años de dedicación  quirúrgica y a su formación continuada en el campo oncológico.  Son muchos ya los pacientes que se han beneficiado de esta técnica quirúrgica, sus nuevas indicaciones y de sus ventajas frente a la cirugía convencional. No dejes de consultar si tu caso puede beneficiarse de este procedimiento.